Factoría Teatro

p08-factoria-teatro-1.jpg

Miserias morales de hoy en día

Con cinco premios María Casares y el aplauso tanto de crítica como de público, el grupo Factoría Teatro representará esta noche ‘Tío Vania’, en Vilagarcía.

Son muchas las adaptaciones y reinterpretaciones que de las obra de Chejov se han hecho a lo largo de los años. No en vano es uno de los dramaturgos más representados en todo el mundo.
La compañía gallega Factoría Teatro ha acometido este trabajo desde una perspectiva hasta ciert o punto infrecuente. La agrupación teatral ha centrado la fuerza de la obra en la relación de los personajes, en la historia en sí que se sucede sobre el escenario. Para lograrlo ha dejado a un lado la tradicional representación histórica y ha puesto su esfuerzo en el trabajo actoral, más que en la escenografía o la situación temporal.
La acción ha pasado a ser algo actual, a plantear al espectador situaciones y sentimientos con los que se puede llegar a identificar, más allá del punto histórico en el que fue escrito.
Los miembros de una familia entran en conflicto con la llegada del profesor y su joven mujer, la bella Elena, que provoca la angustia entre los rutinarios moradores de la finca, obligándolos a tomar conciencia de sus miserias personales y sacando a flote las frustraciones, desengaños y amarguras de todos y cada uno de los miembros de un clan aparentemente bien avenido.

Alfredo Rodríguez [actor]

“El nuestro es un trabajo honrado y el público ha sabido valorarlo”

–Vuestra obra de teatro Tío Vania, de Antón Chejov, fue la gran vencedora de los premios María Casares, ¿os esperábais una acogida tan buena?
–Teníamos once nominaciones, y acabamos llevándonos cinco premios, así que no está nada mal. Había algunos premios que sí esperábamos, como el de mejor actriz, para el que estaban nominadas Anabel Gago y Rocío González [foto de la izquierda]. Ellas eran dos de las tres nominadas, así que pensamos que sí, que acabaría alguna con el premio, y al final se lo llevó Anabel. Lo que más nos sorprendió, la verdad, fue la gran cantidad de nominaciones, y, sobre todo, la nominación y el premio al mejor montaje.
–¿Qué crees que aporta esta nueva versión de la obra de Chejov para que haya llamado tanto la atención del público y de la crítica?
–Sobre todo, el trabajo de dirección de actores, lo novedoso de la propuesta. Hemos montado una obra clásica haciéndola mucho más cercana. Los personajes, la escenografía y el vestuario son actuales. Todo esto hace que el tema sea mucho más cercano para el público actual. Está representado de un modo atemporal, destacando la parte más humana de la obra, el verdadero conflicto y la relación de los personajes dentro de la casa.
–¿Ayudan los premios a la repercusión de la obra? ¿Son una garantía para llegar mejor al público?
–Sin duda, es un reconocimiento a tu trabajo. Nosotros estamos volviendo a representar Tío Vania un poco por la nueva expectación que ha levantado tras los María Casares. Ya teníamos en marcha el nuevo montaje, Os homes só contan ate tres, pero existe un interés por parte de las entidades culturales y los concellos porque llevemos a Chejov. Además, para nosotros este es un montaje muy satisfactorio. Hicimos en el Teatro Principal de Santiago, hace poco, la vigésimoprimera y vigesimosegunda representación y ambos días llenamos. Creo que el nuestro es un trabajo honrado, y el público y los compañeros de la profesión, que son quienes otorgan estos premios, han sabido valorarlo.
–¿Cómo valoras la situación actual del teatro en gallego?
–Intento ser optimista. El problema en este aspecto es que, cuando logras vender el espectáculo, sí que hay un público dispuesto a ir, pero que no es nada fácil vender una obra en gallego. El verdadero problema está en la distribución, no existe un mercado fluido y eso hace que la calidad de las obras se resienta, porque cada puesta en escena es casi un nuevo estreno, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que pasa entre las diferentes representaciones. Existe un apoyo de determinadas instituciones, pero sí creo que no jugamos con las mismas condiciones que la gente de fuera. El teatro en gallego se mueve en salas más pequeñas, con menos distribución y un enfoque muy diferente. A eso hay que añadir el problema general de la falta de hábito de consumo de teatro, lo que no sucede con otras artes, como la música, que sí tiene un mercado y se consume de manera más habitual.

Publicado en FARO DE VIGO, el 29 de septiembre de 2006

6, noviembre 2006 at 1:50 pm Deja un comentario

La nueva visión artística

Promocionar el talento de la juventud artística, ahondar en las raíces de unión de dos regiones tan cercanas como ocasionalmente dispares, como son Galicia y el Norte de Portugal. Estas son las principales, pero no las únicas premisas sobre las que gira la VII Bienal Eixo Atlántico que, durante este mes de septiembre, mostrará sus obras en la sala vilagarciana de Rivas Briones.

Como frontera fluida y visible se extiende el río Miño entre el gallego y el portugués. Una frontera que, por ocasiones, se hace un inmenso lago inabarcable e intransitable y que, por otras, queda reducida a un diminuto meandro, que puede saltarse casi sin coger impulso. Galicia mira hacia el norte del vecino luso, y lo siente cercano, similar, a pesar de las obvias diferencias. Dos primos hermanos que saben, aunque no lo digan, que tienen entre sí muchas más similitudes de las que pueden reconocerse en un primer vistazo.
Es por eso que iniciativas como la Bienal de Pintura de Eixo Atlántico, que en este 2006-2007 celebra su séptima edición, ayudan de un modo real y cercano a que las ciudades que giran en torno a este único eje, hablen el idioma que hablen, contemplen y admiren el trabajo de los jóvenes talentos que anidan en sus calles.

El arte ha sido durante milenios uno de los principales hilos unificadores de las más diversas culturas y nacionalidades. Aunque, en ocasiones, los políticos no se entiendan, los artistas logran casi siempre la comunicación, pues, incluso teniendo en cuenta las diferencias culturales, idiomáticas o generacionales, el artista habla en todo momento una única lengua: la de la creación.
Los jóvenes talentos reunidos en torno a esta exposición itinerante, que estará durante el mes de septiembre en la sala Rivas Briones de Vilagarcía, para después recorrer diferentes ciudades gallegas y lusas durante dos años, tienen un mismo hilo conductor, una misma pasión, pese a que su manera de expresarla, el cauce que le dan, sea radicalmente diferente en más de una ocasión.
Una de las principales ventajas con las que cuenta una exposición itinerante es el alto número de público al que llega. Porto, Viana do Castelo, Ferrol, Lugo, Vila Real, Braga, Santiago y Vigo son sólo algunos de los enclaves que estas obras visitarán.
Otra ventaja es que esta bienal no es sólo una exposición. Es un certamen, un concurso en el que el jurado, integrado por artistas, periodistas, directores de entidades financieras y diferentes personalidades, ha elegido un primer premio del certamen, dos segundos premios (uno gallego y otro portugués) y dos menciones especiales, también una para cada nacionalidad. El prestigio y el reconocimiento que da, ya no formar parte de la exposición, sino el haber acaparado alguno de los premios, es algo con lo que más de un artista sueña, cuando deja los pinceles al final del día.

Esta exposición tiene un punto común, el mismo que posee la representación artística actual: la variedad. Diferentes técnicas, diferentes enfoques, diferentes modos de acercarse a un mismo objetivo.
En las paredes de la sala vilagarciana cuelgan óleos, técnicas mixtas sobre telas, maderas o cobres, témperas, acrílicos, carboncillos, serigrafías, esmaltes. Figuraciones, abstracciones, reflejos, dibujos. Si acaso se pudiese sacar un único tema, una escuela de estas obras, todas ellas pertenecientes a jóvenes talentos del territorio gallego y portugués, esta sería la variación, la innovación técnica conviviendo con el regreso a la mirada más clásica.
La nueva visión pictórica, influenciada por el diálogo con otras artes plásticas como la publicidad, asoma en las creaciones de estas jóvenes promesas del pincel.

Publicado en FARO DE VIGO, el 15 de septiembre de 2006

6, noviembre 2006 at 1:44 pm Deja un comentario

Entrevista a Raúl Barcelos

 

 pequeno.jpg

 

En España faltan aún diez años para entender lo que yo hago”

El trabajo de Raúl Barcelos resulta impactante, llamativo, directo. Desde las fuentes de la publicidad y el diseño de la imagen, su primera exposición individual llega al auditorio de Vilagarcía cargada de originalidad, ideas propias y fantasías rescatadas del imaginario colectivo.

En un primer vistazo su exposición “Visiones reflejas” sorprende. En una segunda mirada, asombra. Diseño gráfico, mensaje escrito, nuevas técnicas y diferentes modos de ver aplicados a un mismo fin: la explosión creativa. A unos días de descolgar sus obras de la sala del auditorio de Vilagarcía, hablamos con el artista segoviano sobre los infinitos matices de su obra.
_Hoy por hoy aún sorprende al público la mezcla entre ilustración, la fotografía y la publicidad. ¿Es complicado el panorama para este tipo de creación plástica?
_ Sí, la gente se queda bastante sorprendida. Yo no me considero precursor de nada, pero estoy luchando mucho para que se reconozca este tipo de arte. Hay gente muy purista a la que no le gusta esta mezcla, que sólo quieren ver o fotografía o pintura, cuando lo cierto es que si te mueves un poco y vas a exposiciones o a citas como ARCO, ves que hay pocas cosas puras hoy en día.
_¿Qué fue primero, la publicidad o la obra artística?
_Siempre me ha gustado mucho el diseño y la publicidad, y he estado dedicado a ello durante mucho tiempo. Esto es una vena creativa de expresión, es pura creatividad que no busca vender cuadros.
_¿Estamos preparados en España para esta mezcla de técnicas y de estilos?
_Personalmente creo que aún quedan unos diez años, más o menos, para que esto se empiece a entender y a aceptar. Para mí la mezcla enriquece, es lo más impactante de todo. Si sólo creas pintura, o ilustración o fotografía es sólo eso, pero si lo unes todo se ve de manera diferente. Hoy por hoy, no hay mucha gente haciendo esto, se puede ver en algunas galerías y en algunas revistas y el impacto visual es inmediato.
_El impacto de tus creaciones, de hecho, es algo muy llamativo, muy publicitario, como el uso del lenguaje escrito en los cuadros.
_La publicidad es algo instantáneo, llama la atención enseguida y eso es lo que busco. La mezcla de tipografías se suele hacer en los carteles publicitarios y a mí me gusta mucho. Es un tipo de trabajo que me encanta y que disfruto.
_Esta es tu primera exposición individual, ¿ha sido complicado el proceso?
_Bueno, yo me encontraba bastante reticente a exponer, porque a la hora de vender un cuadro en una exposición individual, estás sólo frente al público, y eso da un poco de miedo. Otra de las cosas que me ha hecho retrasarlo es que quería que fuese todo muy correcto, muy pensado. No se trataba sólo de colgar los cuadros en una sala y ya está. Hay que buscar más, hacer otro tipo de composiciones. En esta exposición, al final, por falta de medios no se ha podido hacer, pero lo que en verdad busco es traspasar el marco, hacer una composición visual que abarcase las obras, tipografía en las paredes. Ir un paso más allá. Al final todo resulta ser muy ortodoxo, pero es muy complicado y lleva mucho tiempo y necesita unas condiciones concretas.
_¿Cómo valoras el mercado del arte en un terreno tan complicado?
_En general vender es muy difícil. Hay mucha gente que hace casi de todo, y que pide muchísimo dinero por las obras. A mi me habían dicho que pidiese más, pero será por la vena de publicista, he intentado adecuar el precio al objetivo. Además, yo no busco vender, no es mi prioridad. Lo que realmente quiero es que queden bien, lo de las ventas ya no depende tanto del artista, sino del público.
_En las galerías y en el mundo especializado, ¿existe un mayor aperturismo hacia esta visión artística?
_En las galerías me he encontrado prácticamente de todo. Hay gente que te dice que debes pintar algo, lo que sea. Y que piden que la obra sea “única”, cuando una obra es única si hay menos de siete reproducciones. Pero a mi cuando empiezan así ya no me interesa. Sin embargo hay otra gente a la que sí sé que ha gustado mucho. Y en concreto ya tengo otras dos exposiciones apalabradas, bastante interesantes, pero aún sin cerrar.

Publicado en FARO DE VIGO, el Viernes 25 de agosto de 2006

6, noviembre 2006 at 1:35 pm Deja un comentario

Entrevista a Gomaespuma. La primicia primiciosa

“Ahora es más fácil llamar a la gente, porque saben quién eres y eso facilita las cosas”

Pocas veces el pregón de unas fiestas había despertado tanta curiosidad como la más anunciada de las actuaciones. Todo por conocer en persona a las voces con las que centenares de personas se han despertado a carcajadas cada mañana y con las que ahora, en un nuevo dial, comparten el café de sobremesa con el mejor humor.

Llegaron, hablaron y vencieron. Juan Luis Cano y Guillermo Fesser, las dos mitades que integran Gomaespuma, el dúo periodístico con más humor de la radio, abrieron con risas y rimas la actual edición de la Fiesta del Marisco de O Grove. Todo un lujo que casi nadie se quiso perder. La inmediata consecuencia de la aglomeración fue el cariñoso “acoso y derribo” al que fueron sometidos Fesser y Cano al bajar del escenario de la carpa grande, donde, debido a la lluvia, se realizó el pregón. Todo el mundo quería una foto, una firma o un beso para el recuerdo.
_ Habéis despertado una expectación increíble entre las gentes de O Grove y los turistas, ¿os lo esperabais?
Juan Luis: Eso porque lo dices tú, nosotros no sabemos si es más o menos normal.
Guillermo: Pasa porque tenemos cara de marisco, y claro, la gente se vuelca.
Juan Luis: Yo tengo cara de cigala…
_Vuestro humor ha marcado un hito en la radio de este país, algunos os han comparado incluso con Gila…
J.L.: Creo que no tiene nada que ver, es otra manera de hacer las cosas, otra historia. Gila era un genio, me parece un honor, pero creo que no tiene mucha lógica.
_Después de tantos años despertando a toda una generación de españoles a las 7 de la mañana en M80, ¿el cambio de horario no os ha hecho perder audiencia?
J.L.: Sí, además, donde se cuece el marisco es por la mañana, aunque aquí Guillermo y yo no coincidimos. Sé que por la tarde hay menos incidencia, pero para mi vida personal es mejor. Guillermo que es más madrugador cree que no.
G.: Yo no soy madrugador, odio madrugar, pero una vez que estoy fuera de la cama prefiero que el día sea más largo. Además, la radio por la mañana es muy emocionante, desde el punto de vista periodístico, porque estás en el momento en que la noticia se está produciendo. La tarde es más desde el punto de vista del espectáculo, porque puedes coger las noticias y darles una vuelta. Y hay mucha gente por la tarde, he descubierto que hay muchas personas que escuchan la radio a esas horas, que yo, que no la había escuchado en mi vida, no sabía quién podía ser.
_¿Alguna vez se han tomado muy, muy mal alguna de vuestras bromas telefónicas?
J.L.: Sí, aunque nosotros no gastamos bromas, nosotros lo primero que hacemos es presentarnos, no nos hacemos pasar por nadie ni engañamos a quien llamamos. Sí ha habido gente que se ha enfadado mucho. El año pasado, cuando Guillermo estaba rodando la peli, fue muy, muy, muy desagradable Aquilino Polaino [catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense], vamos, de hecho, me colgó.
_Ahora que ya se os conoce más, ¿es diferente?
G.: Ahora somos mayores, y sí es más fácil llamar a la gente, porque saben quién eres y eso te facilita las cosas, pero de todas maneras, cuando se ha enfadado alguien hemos dicho que lo sentíamos, porque nuestra intención no es que se enfade nadie, sino pasarlo bien.
J.L.: ¿Cómo se llamaba aquella señora del Real Madrid, que nos odiaba y luego nos hicimos amiguísimos?
G.: Era la secretaria de la Ciudad Deportiva, que la llamábamos todo el rato para entrevistar a gente, y nos cogió un asco que te pasas. Luego, al final, descubrimos que era fan de Raphael, y una vez que él vino al estudio le preguntamos si no le importaba llamarla de nuestra parte. La llamó Raphael, y la chica llorando de emoción. Después la mandamos un ramo de flores, y, a partir de ahí ya se hizo amiga nuestra.
_A veces las entrevistas parecían concertadas, porque muchos pensábamos “no pueden tener tanto morro de llamar así a la gente”…
G.: No, las llamadas no eran concertadas. Hombre, si entrevistábamos a un ministro sí, porque ya venía él al programa. Más bien estaban los entrevistados desconcertados.

Publicado en FARO DE VIGO, el Jueves, 12 de Octubre de 2006

11, octubre 2006 at 12:45 pm Deja un comentario

Entrevista a Víctor Ullate

“En España hay un desconocimiento supino de lo que es la danza”

El auditorio vilagarciano recibirá mañana una de las visitas más esperadas del año. El ballet de VÍCTOR ULLATE acudirá a su cita arousana para representar la obra “El Sur”, con música y voces de Estrella y Enrique Morente. Hablamos con el director general de la obra y una de las más prestigiosas figuras del ballet mundial.

_ El Sur cuenta con esa mezcla entre drama, raza, coraje y amor tan propio de la mayor parte de las obras de teatro de Lorca. ¿Encontró en la producción del poeta parte de la inspiración?
_De algún modo sí, en un principio yo quise hacer Yerma, pero todo el tema de las familias, las licencias, es muy complicado. Tuve muchos problemas con la familia Falla y no quería que sucediese eso otra vez. El Sur habla de temas muy actuales, como son los celos, la pasión e incluso los malos tratos. Cada vez que lees la prensa siempre hay un titular de “marido mata a tiros a su mujer”. Y habla un poco de eso, de un matrimonio desavenido, en el que ella busca el amor, pero por otro sitio. Cuando el marido toma represalias es cuando llega el drama. Pero, pese a todo, tiene un mensaje precioso, el amor que dura incluso en el más allá. Es una obra llena de belleza, de color, de luz, con la música de Enrique Morente y las voces de él y de Estrella Morente. Supongo que en general la obra sí tiene algo de Lorca, al que yo admiro muchísimo, me encanta la fuerza y la pasión que tienen sus poemas, sus obras de teatro…
_ Todo el mundo coincide en afirmar que la fuerza y la pasión son también lo más característico de su carácter, ¿esta lucha, esta decisión, le ha ayudado a conseguir cosas, o quizá le ha complicado un poco la vida?
_[se ríe] Muchas gracias por el piropo. Uno siempre trata de hacer las cosas de la manera más honesta posible. Desde hace años, cuando me puse a enseñar, quise que los bailarines fuesen tal y como yo los formara. Hay que tener una absoluta meticulosidad, para que el bailarín sea como a ti te gusta. Es un trabajo hecho a conciencia, durante muchos años. Pero de mi escuela han salido generaciones de bailarines importantísimos. Si te soy sincero, las cosas no siempre me han sido fáciles. La gente cree que estás pidiendo cosas para ti, pero siempre las he pedido para la danza, para que España tuviese lo que otros países, varias compañías de nivel internacional, y que se la conozca también por sus compañías de danza estables, como sucede en otros lugares… Qué sería del Royal de Londres, sin su ballet. Pero en España hay un desconocimiento supino de lo que es la danza, porque en España no hay tradición, ni educación en el baile. Pero creo que las autoridades se van concienciando, y también los empresarios deberían apostar un poco más por el arte en general, y no sólo por el deporte, que está muy bien, pero hay que cuidar un poco más el arte, que purifica el espíritu.
_ Gran parte de los mejores bailarines españoles han pasado por su escuela, ¿qué siente al ser el “padre” artístico de tantos buenos artistas?
_Sí es cierto que hay muchísimos bailarines que suenan hoy en día, como Tamara Rojo, Igor Yebra, Angel Corella, Víctor Jiménez, Antonio Ruth, Fernando Carrión… que han salido de mis manos. Y muchos son ahora primeras figuras de los ballets más importantes del mundo. Hace años me propuse hacer cantera y a base de trabajo lo he logrado. Y tuve que dejarlo todo en el mejor momento, en el de mayor éxito de mi carrera, para dedicarme a mi estudio, a formar bailarines para mi propia compañía, que ha hecho tanto danza clásica, como neoclásica y contemporánea.
_ Sin embargo, la danza clásica parece que sigue sin cuajar del todo. Tras el montaje clásico de El Quijote, se quedó prácticamente sin fechas por la falta de interés de los teatros.
_Cuando tú perteneces a un teatro tienes la facilidad de estar en un sitio. Puedes ensayar en tu lugar, en tu casa. Cuando no lo tienes, que es lo que nos pasa a nosotros, hay que pedirlo prestado, ver en qué ciudad te quieren ceder un par de días para que tú puedas crear un ambiente, cambiar las luces y volver a ensayar, porque no es lo mismo bailar en un espacio que en otro. Esperemos que eso cambie, ahora que parece que la Comunidad de Madrid está poniendo un poco más de su parte.
_ ¿El ser el bailarín, director y coreógrafo más reconocido del país no le facilita las cosas con respecto a estos montajes?
_Es cierto que es una ventaja tener el nombre que tengo, porque si hubiese sido otro cualquiera, a lo mejor no habría tenido la posibilidad de hacer todo lo que he hecho hasta ahora. Pero todo lo que tengo me ha costado sudores de sangre, nada me ha llovido del cielo. No tengo queja, porque el mundo entero me ha ofrecido un reconocimiento que es de agradecer. La compañía tiene un renombre y un reconocimiento increíble y la prensa y el público siempre nos han tratado muy bien. Y eso sí que es importante. El trabajo que hay detrás, la labor, y que el público responda, eso es lo más bonito que puede ocurrir.
_ A finales de octubre en Santander, estrena un nuevo montaje, la clásica Coppelia, pero con un aire más futurista.
– Sí, de hecho lo que oyes ahora de fondo es la música. Estamos muy ilusionados con este montaje, tanto como con otros, como El Sur o Samsara, que logró colgar en Madrid el cartel de “no hay localidades”. Yo creo que las obras clásicas hay que renovarlas un poco, porque en la época tampoco se bailaba como se baila ahora, hay otra técnica, y no tiene nada que ver el baile que se hacía hace cien años con el que se hace ahora. Todo ha evolucionado. Por eso hay que darle una nueva visión a las cosas, aunque guardamos la técnica clásica, la base, que lo es todo.

Publicado en FARO, el Viernes 6 de octubre de 2006

5, octubre 2006 at 12:04 pm Deja un comentario

Entrevista a Miguel Hermoso Arnao

“Sin el conflicto generacional la sociedad no evolucionaría”

Quién no ha discutido en alguna ocasión con su padre, para, con el paso de los años, darse cuenta de que la diferencia entre ambos es apenas imperceptible. De la distancia generacional, del teatro y las audiencias hablamos con MIGUEL HERMOSO que acompaña a Pepe Sancho en El gran regreso, mañana por la noche en Vilagarcía.

A la hora de preparar una entrevista con Miguel Hermoso, uno se encuentra, básicamente, con un problema. Lo que Google te ofrece no son los datos de un joven actor, sino el rostro de un consagrado director de cine. Así las cosas, no resulta fácil obtener datos, más allá del currículum de rigor de las promotoras teatrales. Como supongo que no es la primera vez que le pasa, le pregunto si él ya había caído en esa coincidencia, cuando me responde, categóricamente, “es mi padre”. Vaya.
_Bueno, yo también habría querido que me hubiesen puesto otro nombre, pero cómo iba a pensar mi padre que acabaría dedicándome a esto. La gente se confunde a menudo. A veces mencionan que yo soy director, otras que él es actor…
_La obra El gran regreso, trata, de hecho, de la relación entre padres e hijos, de la distancia generacional, ¿por qué crees que este problema sigue aportando tanto al mundo escénico?
_Porque es fascinante. Casi todas las personas pasamos épocas en las que nos llevamos mal, o bien con nuestro padres. Todos intentamos hacerlo mejor que nuestros padres, ser mejor profesional, mejor hijo, mejor persona. Y la primera vez que nos enfrentamos al mundo, nos rebelamos contra ellos, que representan el orden establecido, que nosotros queremos cambiar. Es algo tan importante, que sin el conflicto generacional la sociedad no evolucionaría, no iría hacia algo mejor. Lo cierto es que tiene muchas contradicciones, porque después de esa etapa de rebelión nos damos cuenta de que para conocernos a nosotros mismos no tenemos más remedio que entender que nuestros padres han hecho lo que han podido, no lo que han querido. Cuando somos jóvenes les reprochamos errores que nosotros no podemos evitar cometer. Es un tema que nos toca a todos. Y es fascinante plantearle al público algo en lo que se vea reflejado. Si gracias a esto un hijo intenta conocer a su padre, o un padre a su hijo, pues habremos cumplido nuestra misión.
_Pepe Sancho y tú os conocías ya de antes, ¿qué tal la compenetración en el escenario?
_La verdad es que fantástica. Los dos somos parecidos porque somos muy vehementes, muy temperamentales, y eso en escena se refleja. Se ve que es alguien a quien yo admiro mucho, y tenemos algo en nuestra relación parecido a lo que hay entre un padre y un hijo, y eso sirve en el escenario. Tenemos un registro similar, lo que es un acierto.
_Has trabajado muchísimo en series de televisión, de hecho, ahora estás rodando “Yo soy Bea”, ¿por qué crees que algunos productos televisivos nacionales duran tan poco en antena y tienen tan poco éxito?
_La respuesta más clara es que no tienen audiencia. Los anunciantes no dan dinero, y la serie, al final, se va a pique. Otro tema es la televisión nacional. Yo creo que la televisión pública no debería tener anuncios, no debería depender de la audiencia, debería ser como la BBC en Gran Bretaña, y ser más un servicio público o hasta pedagógico, y no sólo de entretenimiento. Te aseguro que si una serie tiene audiencia no la quitan. Esa es la verdadera dictadura. Y hay series que tenían una gran calidad humana, como “Raquel busca su sitio”, y deberían haber continuado, aunque no lograsen la máxima audiencia. Yo ahora estoy en “Yo soy Bea”, y no sé cuanto seguirá la serie, depende de si la gente sigue viéndola e interesándose.
_¿Tu opinas, como otros actores, que el teatro despierta más, que es más puro que otros géneros?
_Creo que educa al actor, es el único sitio en el que se trabaja con la suficiente calma y el suficiente tiempo como para permitirte progresar y aprender. Creo que lo que aprendes en el teatro, luego lo puedes aplicar a otros medios. Pero tampoco creo que haya una regla fija, hay grandes actores de cine que nunca han hecho teatro. Aunque en el cine quizá no suceda tanto, pero en la televisión se trabaja tan rápido que no puedes parar para hacer ensayos, o investigar. El teatro te permite profundizar mucho más en los personajes. Y además es un texto que repites muchas veces, muchos días, y cada vez descubres cosas nuevas. Eso te obliga a buscar más allá, incluso de lo que tu mismo te plantearías.
_Tu cara suena mucho, has salido en multitud de películas y series, pero, ¿te falta el espaldarazo definitivo para lograr ser un actor totalmente conocido?
_No se puede decir que yo sea famoso, pero eso no depende de mi, y no puedo hacer nada. He hecho buenas películas, pero no han sido un taquillazo. Sí creo que necesitas estar en la película adecuada, que ese año se pone de moda. He tenido algunos éxitos en el teatro, pero este no es un medio que te haga muy conocido. Pero estoy bastante contento con mi trabajo. Los personajes que me han ido dando me han permitido desarrollarme como actor y trabajar en términos muy diferentes. Eso te curte. Yo ahora me siento lo bastante preparado como para hacer algo de mayor repercusión, después de quince años trabajando en este mundo. He tenido suerte, porque en esta profesión la competencia es muy dura, hay mucha gente para muy poco trabajo.

Publicado en FARO DE VIGO, el Viernes, 22 de septiembre de 2006

25, septiembre 2006 at 12:42 pm 1 comentario

Entrevista a Rosana

“Para mí lo más importante es hacer mi trabajo con honestidad”

La principal característica que una y otra vez llama la atención de la cantante canaria Rosana es su risa, que suena franca, directa y cálida, como su conversación, al otro lado del hilo telefónico. Hablamos con ella antes del concierto que ofrecerá la próxima semana en las fiestas de Vilagarcía.

– El título de tu último trabajo es “Magia”, una palabra y un concepto que parece estar muy presente, tanto en tu vida y como tu carrera.
– Sí, absolutamente. Creo, además, que cuando hablas de la magia de la que nosotros hablamos en este disco, que es la magia de las cosas chiquititas, que yo creo que definitivamente son las más importantes, aunque no se aprecian siempre, todo cobra mayor importancia. Definitivamente sí, la magia tiene mucho que ver conmigo y con mi vida.
– ¿Cómo te cambió el estar primero detrás de las canciones y después pasar a dar la cara en un escenario?
– Pues mira, yo creo que como era algo inesperado, que no tenía previsto, ni planeado, ni fue algo que me trabajara de alguna manera. Sólo ocurrió. Siempre digo que ha sido algo vivido “en directo”, y creo que por eso no me cambió esencialmente en nada. Afortunadamente siempre he tenido cerca de mi a la familia y a los amigos, que han cuidado mucho de que no se me fuera la cabeza, y me creyera alguien impotante simplemente por hacer lo que más me gusta.
– En más de una ocasión has afirmado que si cantar dejara de reportarte, no dudarías en dejarlo. ¿Por qué crees que el éxito no te ha conseguido enganchar como a otros artistas?
– Porque a lo mejor a mi me gusta otro tipo de éxito. Mi ambición es grande porque dedicarme a hacer lo que más me gusta y que esto me dé de comer es algo grande. Pero no paso de ahí, tampoco necesito más. Yo firmaba porque me fuera como hasta ahora, que es mucho, toda la vida. Esto es una gran suerte, y por eso procuro no darle gran importancia a ese tipo de éxito y prefiero dárselo a otro, al de ser quien soy y no olvidarme de donde vengo y tener a los míos como siempre. Ese sí es un gran éxito. Para mi lo más importante es hacer mi trabajo con honestidad y que la gente me recuerde lo importante que es saber quién eres y de donde vienes.
– ¿Cómo llevas tu faceta de productora en ‘Lunas Rotas’?
– Muy bien, es muy divertido. Siempre digo que lo que la música me da, la música me lo quite. Y esto es un poco eso. Como yo recibo tanto de la música me gusta reinvertirlo en gente que empieza. Ponemos todo lo que humildemente sabemos y tenemos en una pequeña productora que trabaja honestamente y pasito a pasito. No tenemos un gran despliegue pero es una productora seria. En el momento tan frágil que pasa la música es interesante que haya entidades chiquititas que apuestan por gente que de otra manera no podría sacar un disco a la calle, aunque es un proceso mucho más laborioso y artesanal que si fuese una multinacional.
– ¿Son reales el optimismo y la vitalidad que se reflejan a menudo en tus canciones?
– Sí, creo que sí, son una marca de fábrica. Lo llevo en los genes. Es una forma de vida el ver siempre la botella medio llena, ver que lo malo se vuelve bueno y que todo lo que pasa, incluso las cosas malas que pasan, pueden ser por algo bueno. Es una forma de vida más que un pensamiento.
–Con las complejidades que existen en el mercado discográfico actual, arriesgaste mucho con la grabación en directo de temas nuevos de tu anterior álbum, ‘Marca Registrada’ ¿no te dio un poco de miedo?
– No creas. Este álbum es algo de lo que me responsabilizo del todo. Si volviese atrás lo volvería a hacer. Lo que sí es verdad es que se ha convertido en un disco de tránsito, porque con él me iba de una compañía discográfica y comenzaba mis negociaciones con otra, y al final fue el disco el que padeció esa situación. Aunque espero que con el tiempo tenga el lugar que merece.
– ¿Cómo te ha influido creativamente el crisol de músicas y culturas que es Canarias?
– Influye en todo, el hecho de nacer un sitio que recibe tantas influencias y por motivos tan distintos, culturales, históricos, geográficos y turísticos. El hecho de ser española pero tan cerca de África e históricamente de América. Eso no deja de ser una bomba de relojería cuando se habla de creatividad.

Publicado en Faro de Vigo, el Domingo, 13 de agosto de 2006

14, agosto 2006 at 11:51 am Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Entradas recientes

Han pasado por aquí

  • 31,673 visitas