Entrevista a Eloy Azorín

26, octubre 2004 at 1:12 pm 1 comentario


“Si ahora hago teatro es porque me gusta, no por dinero”

– ¿Hay alguna razón por la que haya esperado tanto tiempo para subirse a un escenario o ha sido fruto de la casualidad?
– Cuando terminé en la Escuela de Arte Dramático, con 21 años, y empecé a hacer películas no tenía valor para subirme a un escenario. Aunque me llegaban diferentes propuestas cada vez iba demorándolo más. Apuré hasta el último momento hasta que me llegó Dorian Gray. En ese momento no tenía ninguna otro proyecto en mente, así que decidí meterme a saco.
– ¿Cómo lleva el pánico escénico siendo el protagonista absoluto?
– Cada día lo llevo mejor pero lo paso bastante, bastante mal. El 25 de mayo, en Sevilla, fue la primera vez que se subió el telón y vi a público enfrente. Aquella sensación no se me olvidará nunca. Aún hoy, procuro calentar
muchísimo antes de empezar para estar suficientemente relajado, pero sigue costándome mucho. Supongo que cuando haga quince funciones seguidas irá a mejor, porque ahora llevamos unas veinte representaciones, pero muy distanciadas.
– ¿Qué ha encontrado en el teatro que no le dé el cine?
– Todo. En el cine sólo una mínima parte de lo que haces depende de ti. Después hay mucha gente trabajando detrás para que eso se vea mucho más grande. Y nunca sabes qué es lo que al final va a salir ni cómo se va a montar ni qué música se va a poner. En el teatro todo lo que haces, lo haces tú. Sabes que la función empieza a las nueve y acaba a las once y media, pase lo que pase. En el cine, si un día estás mal y no puedes ir a rodar, avisas y ya encontrarán un cover. En el teatro no puedo hacer eso. Ya me ha pasado alguna vez, despertarme fatal y saber que a las siete tengo que estar en el escenario. Desde luego, si ahora estoy en el teatro es porque me gusta, no por dinero.
– ¿Conocía anteriormente la obra de Wilde?
-Había leído “El retrato de Dorian Gray” hace unos 3 años. Me sentí extrañamente identificado.
– ¿Cree que la obra de Wilde y sus temas (el narcisismo de Gray, la belleza, la corrupción del alma y la carne) siguen vigentes hoy en día?
– La obra, el personaje y sus temas están totalmente presentes. Lo vemos todos los días en la tele y en las revistas, pero con otro formato: operaciones de cirugía estética que tratan de mantener una imagen que conduce a la infelicidad.

“El cine americano no me seduce nada”
– ¿Qué tipo de papeles le gusta interpretar?
– La verdad es que cuando empecé sí que tenía mis personajes preferidos, pero ahora no tengo ningún referente, no se me ocurre nadie.
– ¿Cuál ha sido el proyecto más duro en el que se ha embarcado?
– El de “Guerreros” [la película de Calpasoro] tuvo un puntillo de dureza y fueron muchos meses. Y también éste ha sido complicado, sobre todo en los ensayos. Seis horas diarias agotan muchísimo.
Luego, cuando empiezas la obra sabes que, pase lo que pase, en dos horas has terminado y eso relaja bastante.
– En estos momentos está participa también en la actual temporada de la serie “Hospital Central”. ¿Cómo logra compaginar ambas actividades?
– Eso ya me los he quitado de encima. Los capítulos de la serie ya están todos rodados. Es lo bueno de esta profesión, que puedes estar no haciendo nada y todo el mundo piensa que estás trabajando. “Hospital Central” lo grabé en un descanso de la obra de teatro.
– Después de hacer cine, televisión y teatro en España, ¿tiene pensado dar el salto fuera del país? Y si es así, ¿qué tipo de industria es la que más le llama la atención, el cine europeo o la marca americana?
– Me queda mucho por hacer todavía. Aún no me siento preparado para salir fuera. Además, me gusta
mucho España. Y el cine europeo…o el asiático. El americano es bastante malo excepto algo de los que se hace en el ámbito independiente. Hace tiempo que me desenamoré del cine americano.


Publicado en FARO DE VIGO, el Martes, 26 de octubre de 2004

Anuncios

Entry filed under: Entrevistas, Teatro.

Filosofía del Cómic Lo lúdico del arte

1 comentario Add your own

  • 1. Goly  |  6, julio 2006 en 1:39 pm

    Sinceramente, pocas veces he visto a nadie tan malo sobre el escenario. Fue la obra más terroríficamente pésima que he tenido el (dis)gusto de ver. Y tengo testigos que lo corroborarán.–>

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Posts Más Vistos

Han pasado por aquí

  • 31,756 visitas

A %d blogueros les gusta esto: